EL PAIS: El inmobiliario alerta de una desaceleración por el conflicto