Reply To: Scam in Alicante, Barcelona and Malaga

#84631
Anonymous
Participant

The article from Informaciones follows… I’m not sure as to who they are talking about, but I do know that the Spanish authorities are not concerned about one Brit ripping off another – and, unless somebody from the government is involved, the British authorities couldn’t care less either. (it happened once to my knowledge when a Brit real estate ripped off someone who worked at the Home Office… the Home Office lent on the Ministerio del Interior and the realtor was arrested and jailed!).
We foreigners have no representation, no ombudsman, no champions and the British goverment isn’t going to send a gunboat…

Here’s the article:

COMUNIDAD VALENCIANA
Levante 2008-06-23
“Chiringuitos” financieros de Alicante y Barcelona estafan 750 millones a inversores británicos. “Es el mayor fraude de la historia y la peor amenaza que pesa hoy sobre los hogares de este país”, ha afirmado el diputado del Parlamento británico, Nigel Evans, en cuyo distrito se ha llegado a registrar un suicidio tras la pérdida de los ahorros familiares.

Victorià Jiménez, Londres. Corresponsal

Durante una intervención sin precedentes en la Cámara de los Comunes, Evans citó estimaciones de la policía anti-corrupción de Londres para denunciar que la cifra de chiringuitos financieros en activo y con base en España supera los 300, empleando a cerca de un millar de falsos asesores de inversiones. La cantidad defraudada hasta el momento podría sobrepasar los 750 millones de euros.
La polémica viene provocada por las filtraciones de un informador anónimo a la cadena pública del Reino Unido, la BBC, a las que Levante-EMV ha tenido acceso exclusivo. En ellas, el ex-operario de uno de los chiringuitos indica que el grueso de las falsas agencias financieras está establecido en Barcelona y Alicante, aunque las hay por toda la costa “hasta Málaga”.
Según el informador, “con la crisis, es más difícil conseguir un trabajo para los jóvenes ingleses que se buscan la vida por las ciudades turísticas, mientras que en esta industria tienes la ocasión de ganar miles y miles de libras”. El “juego” puede ser muy duro para aquellos que temen entrar en el mundo del crimen organizado, sin embargo “no hay de qué preocuparse. Si eres bueno, el dinero te entra a manos llenas. Al principio piensas en pasar sólo unas vacaciones, pero cuando te ves a final de mes con 40.000 libras (54.000 euros) en tu cuenta, vas a por más”, ha explicado el antiguo timador.
“Es completamente un engaño: les haces comprar acciones por las que no reciben nada. Confían en tí porque eres británico como ellos”, señaló en sus declaraciones a la cadena de noticias, “comienzan con 10.000 libras y en pocas semanas les sacas medio millón, los ahorros de su vida”.
Según el diputado Evans, las autoridades españolas han demostrado carecer de “sensibilidad” al no proteger a ciudadanos de un país europeo vecino: “Algunos inversores me han sugerido que la falta de colaboración de la policía española se debe a que no perciben el fraude como un peligro porque las víctimas son extranjeras”. Por su parte, la fiscal general del Reino Unido, Vera Baird, ha respondido que ambos países trabajan en común y que el gobierno británico aumentará la dotación económica contra los chiringuitos financieros en 38 millones de euros.
Fuentes de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la entidad reguladora de los servicios financieros en España, han comentado a este diario que “la capacidad de la CMNV es limitada. Esperamos que tras la reforma anunciada por el ministro [Pedro Solbes], la nueva directiva de instrumentos de inversión nos ayude a poner fin a este tipo de timo”.
Las comarcas centrales de Inglaterra sufren el acoso de los chiringuitos financieros desde hace una década. Pero la actividad de los estafadores, que actúan fuera de la jurisdicción de las autoridades de servicios financieros del Reino Unido (la FSA), se ha disparado en 2008. La fiscalía general británica admitió esta semana pasada que reciben hasta 800 quejas cada mes.
Las pérdidas oscilan entre las 3.500 libras esterlinas (unos 5.000 euros) y el millón, con una media de 26.000 euros por inversor y 18.000 familias afectadas en toda Gran Bretaña.